DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO A LOS PARTICIPANTESEN EL ENCUENTRO MUNDIAL DE MOVIMIENTOS POPULARES.pdf


Aperçu du fichier PDF discurso-del-santo-padre-francisco-a-los-participantesen-el-encuentro-mundial-de-movimientos-populares.pdf

Page 1 2 3 4 5 6




Aperçu texte


y   hermanos,   se   levanta   en   todas   las   partes   de   la   tierra,   en   todos   los   pueblos,   en   cada  
corazón  y  en  los  movimientos  populares,  el  grito  de  la  paz  :  ¡Nunca  más  la  guerra  !  
Un   sistema   económico   centrado   en   el   dios   dinero   necesita   también   saquear   la  
naturaleza,   saquear   la   naturaleza,   para   sostener   el   ritmo   frenético   de   consumo   que   le   es  
inherente.   El   cambio   climático,   la   pérdida   de   la   biodiversidad,   la   desforestación   ya   están  
mostrando   sus   efectos   devastadores   en   los   grandes   cataclismos   que   vemos,   y   los   que  
más   sufren   son   ustedes,   los   humildes,   los   que   viven   cerca   de   las   costas   en   viviendas  
precarias  o  que  son  tan  vulnerables  económicamente  que  frente  a  un  desastre  natural  lo  
pierden   todo.   Hermanos   y   hermanas  :   la   creación   no   es   una   propiedad,   de   la   cual  
podemos   disponer   a   nuestro   gusto  ;   ni   mucho   menos,   es   una   propiedad   sólo   de   algunos,  
de  pocos  :  la  creación  es  un  don,  es  un  regalo,  un  don  maravilloso  que  Dios  no  ha  dado  
para   que   cuidemos   de   él   y   lo   utilicemos   en   beneficio   de   todos,   siempre   con   respeto   y  
gratitud.   Ustedes   quizá   sepan   que   estoy   preparando   una   encíclica   sobre   Ecología  :  
tengan   la   seguridad   que   sus   preocupaciones   estarán   presentes   en   ella.   Les   agradezco,  
aprovecho   para   agradecerles,   la   carta   que   me   hicieron   llegar   los   integrantes   de   la   Vía  
Campesina,  la  Federación  de  Cartoneros  y  tantos  otros  hermanos  al  respecto.  
Hablamos   de   la   tierra,   de   trabajo,   de   techo…   hablamos   de   trabajar   por   la   paz   y   cuidar   la  
naturaleza…   Pero   ¿por   qué   en   vez   de   eso   nos   acostumbramos   a   ver   como   se   destruye   el  
trabajo   digno,   se   desahucia   a   tantas   familias,   se   expulsa   a   los   campesinos,   se   hace   la  
guerra   y   se   abusa   de   la   naturaleza  ?   Porque   en   este   sistema   se   ha   sacado   al   hombre,   a   la  
persona   humana,   del   centro   y   se   lo   ha   reemplazado   por   otra   cosa.   Porque   se   rinde   un  
culto  idolátrico  al  dinero.  Porque  se  ha  globalizado  la  indiferencia  !,  se  ha  globalizado  la  
indiferencia  :   a   mí   ¿qué   me   importa   lo   que   les   pasa   a   otros   mientras   yo   defienda   lo  
mío  ?  Porque  el  mundo  se  ha  olvidado  de  Dios,  que  es  Padre  ;  se  ha  vuelto  huérfano  
porque  dejó  a  Dios  de  lado.  
Algunos  de  ustedes  expresaron  :  Este  sistema  ya  no  se  aguanta.  Tenemos  que  cambiarlo,  
tenemos   que   volver   a   llevar   la   dignidad   humana   al   centro   y   que   sobre   ese   pilar   se  
construyan   las   estructuras   sociales   alternativas   que   necesitamos.   Hay   que   hacerlo   con  
coraje,   pero   también   con   inteligencia.   Con   tenacidad,   pero   sin   fanatismo.   Con   pasión,  
pero   sin   violencia.   Y   entre   todos,   enfrentando   los   conflictos   sin   quedar   atrapados   en  
ellos,   buscando   siempre   resolver   las   tensiones   para   alcanzar   un   plano   superior   de  
unidad,  de  paz  y  de  justicia.  Los  cristianos  tenemos  algo  muy  lindo,  una  guía  de  acción,  
un   programa,   podríamos   decir,   revolucionario.   Les   recomiendo   vivamente   que   lo   lean,  
que   lean   las   bienaventuranzas   que   están   en   el   capítulo   5   de   San   Mateo   y   6   de   San   Lucas,  
(cfr.Mt  5,  3  y  Lc  6,  20)  y  que  lean  el  pasaje  de  Mateo  25.  Se  los  dije  a  los  jóvenes  en  Río  de  
Janeiro,  con  esas  dos  cosas  tiene  el  programa  de  acción.  
Sé   que   entre   ustedes   hay   personas   de   distintas   religiones,   oficios,   ideas,   culturas,   países,  
continentes.   Hoy   están   practicando   aquí   la   cultura   del   encuentro,   tan   distinta   a   la  
xenofobia,  la  discriminación  y  la  intolerancia  que  tantas  veces  vemos.  Entre  los  excluidos  
se  da  ese  encuentro  de  culturas  donde  el  conjunto  no  anula  la  particularidad,  el  conjunto  
no   anula   la   particularidad.   Por   eso   a   mí   me   gusta   la   imagen   del   poliedro,   una   figura  
geométrica   con   muchas   caras   distintas.   El   poliedro   refleja   la   confluencia   de   todas   las  
parcialidades   que   en   él   conservan   la   originalidad.   Nada   se   disuelve,   nada   se   destruye,  
nada   se   domina,   todo   se   integra,   todo   se   integra.   Hoy   también   están   buscando   esa  
síntesis   entre   lo   local   y   lo   global.   Sé   que   trabajan   día   tras   día   en   lo   cercano,   en   lo  
concreto,  en  su  territorio,  su  barrio,  su  lugar  de  trabajo  :  los  invito  también  a  continuar  
buscando   esa   perspectiva   más   amplia,   que   nuestros   sueños   vuelen   alto   y   abarquen   el  
todo.