1540006480656 comentario de antonio zapata.pdf


Aperçu du fichier PDF 1540006480656comentario-de-antonio-zapata.pdf - page 4/45

Page 1 2 3 45645



Aperçu texte


¿EL INFORME DE LA CVR NO ES UNA VERSIÓN INSTITUCIONAL DEL
ESTADO PERUANO?
Dice el autor que:
Una fuente clave de este trabajo en el Informe Final de la CVR…su punto de vista es
coherente y ejemplar…sigue con fidelidad el interés de las víctimas, tanto civiles como
armadas que cayeron en esta guerra tan cruel. De tal modo que el conocimiento académico,
liderado por el Dr. Salomón Lerner, se ubicó desde un ángulo preciso-las víctimas- para
darle fuerza moral al relato. Por ello entiendo el Informe de la CVR como una
interpretación sin compromisos con poderes ajenos al relato mismo. Si alguno, el escaso
poder en el Perú tienen la ética y la academia.
Sólo recordar que el año 2016 se firmó un Acuerdo de Paz en Colombia, en el que se
considera la justicia transicional, que no es la justicia corriente sino una derivada de la guerra
para alcanzar la paz y la reconciliación. Allí se consideran víctimas y victimarios a todos los
actores de la guerra, civiles y armados. Aquí en el Perú, para la CVR no puede considerarse
“víctimas” a los terroristas y su concepto de “reconciliación” excluye a los revolucionarios y
al pueblo de ese proceso reduciéndolo, en esencia, a la legitimación del propio Estado ante la
sociedad. Este solo hecho muestra que su relato no tiene “fuerza moral” y que sí tiene
compromiso con el poder establecido, es decir, con el Estado Peruano.
El tema de crear una “Comisión de la Verdad” se ventiló en una coyuntura en la que la
dictadura fujimorista se hundía en el infierno y se abrían posibilidades de democratización de
la sociedad peruana. Entonces la posición del PCP fue por una auténtica Comisión de la
Verdad en la que estuvieran representadas las partes en conflicto para: “Pugnar por el
esclarecimiento de la auténtica verdad histórica de la guerra popular. Reconocer limitaciones
y errores cometidos, pero en modo alguno negar la importancia de la guerra popular”. La
CVR fue creada mediante el DS 065-2001 de junio 2001, en los últimos momentos del
gobierno transitorio de Paniagua, como “Comisión de la Verdad”. Pese a que sólo se
consideró representantes del Estado peruano y al poco nivel y carencia de luces de sus
miembros, el PCP consideró positiva su creación. Con Toledo, se le llamó CVR y se
incrementaron sus miembros en medio de pugnas en el seno de la reacción peruana, a más de
que se limitaron sus alcances y se estableció que no tendría carácter vinculante.
A nivel mundial, en setiembre 2001 se desata la “guerra contra el terrorismo” de Bush, lo que
repercute en el país, por lo que el régimen de Toledo se irá endureciendo contra el pueblo y
ajustándose a los dictados del imperialismo norteamericano. En la propia CVR van variando
sus posiciones y terminarán alineándose con la política de Bush de “están conmigo o contra
mí”, obviamente poniéndose del lado de Bush y adaptando su lenguaje y posiciones a la
“guerra contra el terrorismo”. Así, toda esa “inmensa información” recopilada (sin duda
valiosa como material de debate) será manipulada, falsificada para establecer una mentira
oficial, la mentira del Estado Peruano, como está demostrado por intelectuales como Raúl
Wiener, José Lora, Hugo Ñopo o Silvio Rendón, sin ninguna vinculación o simpatía por el
PCP.
Citemos al señor Raúl Wiener, periodista de calidad e indudable integridad:
Apenas algunas semanas después de la presentación del informe de la CVR, planteamos
algunas observaciones sobre diversos aspectos de su contenido y nos preguntamos
abiertamente si era razonable pasar del antiguo estimado de 25 mil víctimas fatales que
obraba en documentos oficiales al dato redondo e inapelable de 69,280 muertos, enunciado
como el cálculo más probable por el presidente de la Comisión en su discurso en Palacio de
Gobierno, en agosto del 2003.

4